Hijos del Mediodía. Eva Díaz Pérez

Hijos del Mediodía. Eva Díaz

Hijos del Mediodía. Eva Díaz

En el Club de Lectura Adultos de la Biblioteca Pública Municipal de San José de La Rinconada hemos leído la novela Hijos del Mediodía de Eva Díaz Pérez. En Hijos del Mediodía Eva Díaz realiza una reconstrucción ficticia del momento anterior y posterior a la foto que distintos poetas de la Generación del 27 se hacen en el Ateneo de Sevilla. Esta instantánea forma ya parte de la historia de la literatura española.

La trama del libro no tiene una relación directa con el grupo poético del 27 excepto en momentos puntuales. Sólo Luis Cernuda cobra un papel relevante, convertido en el fugaz e inolvidable amante del protagonista antes de marcharse a Inglaterra. Asimismo, Rafael Alberti y Sánchez Mejías aparecen de forma anecdótica. Eva Díaz opone la Generación del 27 al Grupo Mediodía, que se había formado en Sevilla con integrantes como Fernando Villalón, Rafael Porlán, Alejandro Collantes, Joaquín Romero Murube, Rafael Laffón o Antonio Núñez de Herrera. Estos últimos poetas, casi todos ellos olvidados o menospreciados, son de alguna manera los protagonistas de la novela, los hijos de Mediodía, la revista que fundaron.

El rasgo principal que ofrece Eva Díaz de estos poetas, que creen poseer la esencia sevillana de la poesía, es un provincialismo que choca de lleno con el cosmopolitismo y universalismo del grupo del 27. Sólo Fernando Villalón, Adriano del Valle y Arturo Gándara, apócrifo protagonista, se salvan de la quema. De entre ellos, únicamente la figura de Villalón queda engrandecida con aura telúrica de poeta teosófico, empeñado en malgastar su fortuna en criar una raza mítica de toros de ojos verdes o en extraños artefactos como el silfidoscopio o máquina para cazar sílfides, perdido en mundos imaginarios como la isla de Tarfía con sus ibis y fenicópteros y obsesionado con la magia y los espíritus, más reales para él que sí mismo.

Las bromas vanguardistas y surrealistas se suceden en esta novela. Así, en la cena jocosa los Mediodía aparecen disfrazados de tópicos sevillanos como la Carmen descocada y perversa o la Macarena folclórica, y en las sesiones espiritistas invocan a las viejas glorias literarias sevillanas.

Eva Díaz

Eva Díaz

     Arturo Gándara, poeta de tercera fila con ínfulas de genialidad literaria y periodista protagonista del libro, tiene una sección en el periódico El Liberal titulada “Galería de raros”. Aquí Arturo describe la vida de poetas apócrifos a los que atribuye extrañas peculiaridades, como por ejemplo el que se inspiraba en cucarachas o el cazador de suicidas. Estos artículos muestran la absoluta falta de talento de Gándara. Al final, como era de esperar, Arturo acaba convirtiéndose involuntariamente en uno de los protagonistas de su propia sección, condenado al absurdo de una existencia fracasada.

Arturo recibe extraños mensajes anónimos en forma de cartas y de libros, firmados por ilustres escritores sevillanos ya fallecidos, que le conducen a una búsqueda sin salida, en la que nunca queda muy claro cuál es el elemento que se está buscando. Esta misión es nada más y nada menos que resucitar la memoria libresca de Sevilla.

El libro se halla dividido en dos partes: antes y después del estallido de la Guerra Civil. Los personajes más atractivos del libro, Fernando Villalón y el librero Don Miguel claro homenaje a Don Miguel de Unamuno desaparecen de escena, el grupo del Mediodía pasa a un lugar muy secundario, sustituidos por personajes grotescos y desagradables como Pancracio el Achicoria o derrotados y absurdos como Antonio El Manigua. La literatura deja paso a la política. A partir de este momento la novela pierde cierto interés, que radicaba sobre todo en la descripción costumbrista del mundillo literario hispalense.

     En cuanto al estilo, Eva Díaz utiliza un lenguaje de un lirismo exuberante e hiperbólico, elaborando una atmósfera densa y agotadora a veces para el lector. Asimismo, hay múltiples referencias a elementos sensoriales, sobre todo relacionados con la vista y el olfato. Igualmente, el trabajo de documentación es impecable se nota la vena periodística de la autora, y la forma en que se mezclan ficción y realidad, lo que pudo haber sido y lo que fue, hacen de Hijos del Mediodía una novela interesante para conocer la Sevilla efervescente y libertaria de los años 20 y 30 del siglo XX. Una ciudad anclada entonces en el siglo XIX y que, al mismo tiempo, vive un sueño de color rosa, la Exposición del 29, donde adquiere un cierto tinte cosmopolita. Pero Sevilla sigue siendo en esos años una ciudad pacata, provinciana y levítica, según expone Eva Díaz Pérez.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Clubes de Lectura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s